19.2.15
2

Tras la llegada del verano a Lima, ya se siente un calor abochornante, salir al centro histórico en el día puede ser no muy agradable muchas veces, por lo que en la mayoría de casos la gente opta por ir a refrescarse a la playa, pero como todas las playas limeñas están llenas de gente, decidimos darnos una vuelta por las multiconocidas islas Palomino, que se ubican atrás de la isla San Lorenzo.



Mi gran duda era saber que tan bueno era el servicio y si valía la pena hacerlo, no soy partidario de tomar tours ya que para todo te están apurando y casi no disfrutas los lugares que visitas, pero viendo el blog Guitarra Viajera de mi gran amigo Marco Antonio Garcia, me anime a hacerlo, además que me lo recomendó, así que me arriesgue. El único detalle a tener en cuenta en un comienzo era que viajar en altamar marea, pero a mi solo me dolió algo la cabeza.

Después de llamar y acordar la fecha del tour, me fui temprano a la plaza Grau del Callao, ese día soleaba poco así que en parte convenía, ya que Febrero es la época con más radiación en Lima, así espere hasta la hora de partir en el catamarán. algo que me di cuenta es que T & T ofrece otros tours también pero más cortos, como a pasear por enfrente de la isla San Lorenzo, mucha gente hacia largas colas para poder subir, definitivamente si viene tanta gente debe ser bueno el tour pensé.

Catamarán Mikeira

Antes de subir al catamarán tienes que pagar S/. 10 soles por derecho de entrar al la reserva, además te dan unos folletos muy vistosos de lo que encontraras en el camino. Una vez subido al catamarán, la impresión que tienes es que todo el personal esta muy preparado, el navío tiene dos niveles, en el primero el ambiente es más cerrado pero se ve más lujoso, porque tiene hasta un bar donde venden pisco sour, en el segundo nivel hay más asientos, se tiene mejor panorámica, es mas fresco, pero la posibilidad de marearte también es más alta que en el primero.

Empezamos de este modo el tour, en el cual al salir del puerto vez al buque peruano de investigación oceanográfica polar antártica "BIC Humboldt", construido en 1978 con ayuda del gobierno alemán, y los edificios de la Sunat, Imarpe e hidrografia. Un detalle que me pareció raro es que el agua en esa zona tiene un color algo marrón, parece sucio o es la impresión que te da, más adentro a medida que te alejas del distrito de la punta la coloración cambia mucho, dando la impresión de estar en aguas más limpias.

Buque Humboldt

Al acercarte a San Lorenzo se notan claramente, según el guía, la casa presidencial, el casino y la base naval. Más allá esta la isla el Frontón donde en la década de los 80 se amotinaron los presos pertenecientes a Sendero Luminoso que finalmente murieron en su mayoría después que la marina de guerra actuara.

Expenal "El Fronton"

Pasando la isla el Frontón ya queda unos pocos minutos más y llegas a la increíble reserva de las islas Palomino. Es en todo este trayecto que la pasas algo mal, el dolor de cabeza es algo fuerte en la mayoría de personas y los mareos hacen pasar un mal rato al resto de visitantes, pero ¿porque se produce esto?, pues simplemente ocurre porque estas navegando contracorriente y los vaivenes ocasionan subidas y bajadas súbitamente, como si estuvieras en una montaña rusa.

Islas Palomino

Ya en la isla Palomino el ambiente es asombroso, los gritos de los lobos marinos nos hacen notar que estamos en su territorio, son más de 8000 lobos los que habitan estas islas, están por montones en todos lados, estos animales son muy territoriales por lo que las hembras son muy celosas con sus crias; también se ven lobos muy grandes, son los machos, por lo general hay 8 hembras para macho. Varias embarcaciones han llegado hasta aquí, todo mundo quiere lanzarse al agua a bañarse cerca de los lobos, yo también moría de ganas por hacerlo, pero mi intolerancia al agua salada me lo impedía, así que solo me dedique a filmar y grabar a estos maravillosos animales.





Ya después de media hora de admirar a los lobos, nos dirigimos a unos islotes ubicados cerca de la isla San Lorenzo donde se aprecian pinguinos, muy pequeños ellos, en grupos como de 15, están atentos a la presencia de los visitantes, además que siempre están en alerta por ser la comida de los lobos marinos. Es muy gracioso verlos, parecieran que usan terno; ese día estaban soleándose algunos y les pude sacar algunas fotos.


El regreso fue muy tranquilo, ya que íbamos a favor de la corriente, el mareo desapareció y el dolor de cabeza también, ya no se sentía el vaiven, más bien parecía que estabas viajando en auto por lo sereno del recorrido. De este modo llegamos sin mayores novedades al muelle Grau, eran las 2 de la tarde, aun dolía un poco la cabeza, así que para apaciguar el malestar decidimos ir a un par de lugares más que están a pocos pasos: El Museo Naval y el Museo Abtao, pero ya saldrá en el siguiente post.

DATOS INTERESANTES

- El tour marino tiene un costo de S/ 110 adultos y  S/. 90 para niños de hasta 10 años. Preguntas y reservas al Telf. 6750844 / 987131966. Email: ventas@tourmarinocallao.com.

- Si lo compras por groupon te sale a S/. 79 por persona.

- No coman nada antes de subir al catamarán porque la probabilidad de marearse es muy alta.

- Todo el servicio dentro del catamarán es muy bueno y la gente muy profesional, el único punto en contra son las reservaciones , no contestan los emails o las llamadas para reservar, es muy improvisada su forma de reservar, si mejoran su pésima forma de hacer reservaciones, sin duda serán un gran operador turístico.

2 comentarios:

  1. ¡Genial compa! que bueno que la hayas pasado bien, sólo faltó el nado con los lobos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un lugar fantástico, me hizo recordar a la reserva de San Fernando. Creo que el Perú muchas veces tiene maravillas cerca de casa, lo único que falta muchas veces es ponerle ganas para conocerlo. Un abrazo.

      Eliminar

Suscribete al Blog