29.9.15
0

¿Deseas una alternativa económica y sin salir de la capital para hacer un buen trekking? pues Lima esta llena de cerros y lomas, que en la época mas fría del año adquieren esa vegetación tan llamativa y que le da algo de vida al opaco y triste invierno. Así que es de este modo que nos animamos a caminar un poco por las Lomas de Mangomarca. Este ecocircuito es organizado e impulsado por el Instituto de Cultura, Historia y Medio Ambiente (ICHMA), organización sin fines de lucro y que trabajan de manera desinteresada desde hace algunos años. Teníamos deseos de conocer esta ruta, así que nos animamos a hacer el recorrido corto (para la próxima haremos el circuito largo)



Esta aventura se realiza por ahora solo los domingos y el punto de reunión es el hipermercado Tottus de Campoy ubicado en el Malecon Miguel Checa Eguiguren a las 8:30 a.m. Salimos temprano el domingo y al llegar al punto de referencia ahí estaban los muchachos del instituto ICHMA. Mientras comprábamos algo para comer nos comentaban su labor, bastante dura y con muchos obstáculos que presentan. Entre los problemas que afrontan están las constantes invasiones e incluso amenazas y agresiones por parte de los traficantes de terreno.

Luego de abastecernos de algunas provisiones, empezamos la ruta. El primer destino seria la Fortaleza de Campoy, Si bien es cierto que este lugar es un sitio arqueológico que el estado debe preservar, en la practica ha sido salvajamente depredado y casi no existe acceso al lugar salvo un estrecho pasaje entre las invasiones. Desde la avenida Los Proceres solo hay una escalera que es EL ÚNICO ACCESO A LAS RUINAS, tampoco hay un cartel que indique que por ahí se ingresa.



Como pueden ver en las imágenes, no es nada alentador e inspira desconfianza ingresar por pasajes asi a una antigua huaca. Pero tranquilos la zona no es peligrosa, aunque si hay que tener cuidado de los perros que moran por ahí. Luego de caminar algunos metros mas entre precarias casas y algunos muros sobrevivientes de la huaca llegamos a parte principal, donde se ubicaba la parte administrativa.



Ya en la fortaleza misma, la guía nos da una breve explicación de lo que fue este lugar, que en realidad no es una fortaleza, sino fue un centro administrativo importante del curacazgo de Lurigancho y que perteneció a la cultura Ychma (900 d.c. 1470 d.c.). Esta supuesta fortaleza, de centro militar nunca tuvo nada, fue un centro de acopio donde se almacenaba productos alimenticios. Le llamaron fortaleza por los grandes muros que tiene y que hace pensar que se trato de un fuerte militar.



Fue muy lamentable saber que los muros caídos de la huaca no son en su mayoría producto del tiempo, si no mas bien obra de los invasores. Estas personas destruían lo que quedaba, con el objetivo de desaparecer la huaca y poder invadir la propiedad. El instituto ICHMA tuvo un largo y constante trabajo al preservar este  resto arqueológico. Producto del trabajo del instituto, han dibujado una chacana al lado de la huaca donde se celebra el Inti Raymi todos los años, esperemos que un tiempo no tan lejano se haga este evento como algo oficial y fijo en el calendario del distrito de Lurigancho.

Seguimos nuestro camino y empezamos a subir el primer cerro por el antiguo camino Inca que conectaba la huaca Campoy con la Huaca Mangomarca. Después de unos minutos por una suave subida, llegamos al mirador norte.



Al llegar al Mirador Norte, tenemos una vista mucho mas panorámica y atractiva de la zona. Se aprecia la Atarjea, los condominios, el río Rimac, gran parte de todo Campoy. Para la parte de atrás se observa la huaca Mangomarca que se divide en dos zonas, una pertenece a la cultura Ychma y la que esta cruzando la avenida pertenece a la cultura Lima. Desde aquí uno pensaría que se viene la parte fuerte que son: Las 7 cumbres (la parte mas alta y atractiva de las lomas). Pero no, solo es el inicio, antes tenemos que ir por el bosque de rocas.



Después de descansar y tomar algunas fotos al panorama, continuamos ascendiendo. Lo agradable del camino es que la pendiente es suave y no tan empinada como en Lucumo, pero a contrapartida, aquí se camina mucho mas, el trayecto es largo. Continuamos caminando y empezaron a aparecer las primeras de muchas rocas con formas muy llamativas, algunos parecen animales, otros parecen cabeza de dinosaurios y otras rocas parecen alienigenas.



Desde esta parte del camino ya el cerro cambia de color, el musgo verde se empieza a apoderar del ambiente, el entorno se pone mas misterioso, se tiene menos visión y el sendero no parece llevarte a ningun lado. Por un momento creímos incluso que nos habíamos perdido, porque después de una curva perdimos el rastro del resto del grupo y la guía, felizmente estaban atrás de una gran roca no muy lejana. Seguimos un buen rato mas y llegamos al pie de la primera cumbre, que es el inicio de la parte fuerte del trek. Es en este punto que la guía nos mostró algunas papas que crecen en las lomas, son muy pequeñas y según ella, tienen un pésimo sabor, son muy amargas.

Papas de las lomas de Mangomarca

La primera cumbre

En este punto se puede apreciar que las invasiones ya casi han llegado a esta zona. Situación lamentable, una lastima que el gobierno no haga nada por remediar esto. En los alrededores se observa gran cantidad de basura, muchas bolsas de desperdicios por varios lados, se nota que esta parte es usada como botadero.  A partir de aquí un grupo sigue el camino largo que implica caminar por las siete cubres y el resto se regresa por Mangomarca. Optamos por regresar, debido a que teníamos algunas cosas que hacer en la tarde y no queríamos llegar cansados.


Empezamos el descenso y observamos una pequeña mina artesanal, parecida a la que hay en Lucumo. se nota incluso restos de cuarzo, un mineral blanco parecido al cristal, con el que antes se hacían los vidrios. Este seria el ultimo punto del recorrido, ya después de la mina, todo es bajada, hasta llegar a una pequeña estructura donde esta la virgen Maria, desde aquí ya todo es camino plano y seguro; salvo por los perros, hay que tener algo de cuidado en eso. Pero por lo demás todo es tranquilo. Seguimos así hasta la avenida El Santuario donde tomamos nuestro bus de regreso a casa.

Datos Interesantes

  • El trek a las lomas de Mangomarca no es muy conocido aun, pero es una muy buena alternativa económica para los amantes de las caminatas por los cerros. El servicio de guiado es gratuito y las salidas solo se dan los domingos durante los meses de invierno, en agosto y septiembre.
  • Para información, coordinación y demás datos ingresen al facebook de las Lomas de Mangomarca o contacten con el lic. Arturo Vazquez - cel 949265906. Email: institutoichma@gmail.com 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribete al Blog