15.10.15
0

En abril del 2015, National Geographic daba a conocer un descubrimiento asombroso. Se Había encontrado en el corazón del Cañón de Cotahuasi una vasta necrópolis de 1200 años de antiguedad llamada Tenahaha, donde solo se han explorado 7 tumbas hasta la fecha, encontrándose por tumba entre diez y setenta restos humanos de todas la edades. Lo curioso de estas necrópolis es que no se parecen a otras de la época y más adelante explicaremos porque. Lo que si sabíamos, era que debíamos visitar la zona para apreciar mejor este magnifico descubrimiento.

Vista Satelital de Tenahaha


Consultando con la gente del lugar, pocos o ninguno saben donde se ubica Tenahaha, aunque cabe aclarar que el nombre real es "Tenejaja" (Tenahaha es como le dicen los extranjeros, el nombre esta pronunciado en ingles. Por eso la diferencia) y es un caserío de pocas casas que pertenece a la comunidad de Collota. Las pocas personas que conocen el lugar solo nos indicaban que debíamos tomar una movilidad que nos deje en puente Collota, cruzar el río y desde ahí a caminar hasta Tenejaja.

Salimos de Alca a las 9 am en la couster que va a Cotahuasi y nos bajamos en el puente mencionado, que dicho sea de paso es por donde se va a Pampamarca. Al bajar notamos a una señora que también cruzaba dicho puente y le preguntamos "¿Señora sabe donde queda Tenejaja?", la señora sin pensarlo mucho nos responde "Claro joven, yo tengo casa, campo y ganado allí y todos los días vengo desde mi casa en Taurisma para cuidar y alimentar mis animalitos". ¡Vaya forma de criar animales en una zona alejada de casa!... pensamos. Pero analizándolo más frío, esta es una práctica muy común en toda la sierra, siempre tienen campos o animales que están en zonas donde hay agua o hay mucha vegetación y muchas veces estos es lejos de casa. Así que al final no era nada extraño lo que hacia la señora. Seguimos a la señora esperando encontrar las ruinas.

Vista desde el puente Collota, al fondo el cerro Tenejaja

Al caminar y continuar conversando con la señora, nos comentaba que el lugar se llamaba asi porque el cerro que esta a su costado se llamaba Tenejaja. En si este fundo es todo plano y probablemente las ruinas sean las únicas en todo el cañón que se ubican cerca a la carretera y donde no subes desniveles muy pronunciados. 


Al comienzo no teníamos ideas de como hallar las ruinas, solo sabíamos que estaban llenas de vegetación y que se ubicaban en algún lugar de ese enorme terreno plano. Seguimos avanzando por un camino de herradura, hasta que llegamos a un letrero que estaba encima de una pequeña colina, junto al acantilado que da al río. Al leer el muro, podíamos notar a duras penas "Zona Arqueológica". Eso significaba que habíamos llegado a la "Zona Arqueológica de Collota", es a partir de aquí que empiezas a ver ruinas en toda la llanura.



Nos despedimos de la señora que nos guió y nos pusimos a observar con más detenimiento los restos arqueológicos. Queda muy poco en pie y encima todo esta lleno de cactus y tunas. Es prácticamente imposible ingresar a algunas de las casas y templos que quedan en pie.



Pero ¿que es lo interesante en este lugar?, pues las investigaciones todavía se siguen realizando. Las necrópolis están en toda la llanura asi como las ruinas. Los pobladores han cultivado encima de los restos arqueológicos y de las tumbas. Se ve mucha despreocupación por parte de las autoridades en preservar toda esta zona. Con respecto al hallazgo, se puede decir que las tumbas no fueron comunes para su época, ya que eran como fosas que se abrían constantemente para enterrar nuevos cadáveres. Los cuerpos eran movidos constantemente para hacer espacio y poner los cuerpos nuevos. Incluso las necrópolis no eran diferenciadas como en otras culturas de la época donde se enterraba a la nobleza en lugares apartados a los de la gente del pueblo. En Tenejaja los cadáveres de los ricos y pobres se enterraban en la misma fosa. Las investigaciones también prueban que la gente venia a la zona a hacer celebraciones y fiestas, en donde veneraban y agradecían a sus antepasados. Estas prácticas se repetirían por muchas generaciones, incluso durante la expansión del imperio Wari. Y por si fuera poco, toda esta zona se considero neutral y casi no hay evidencia de conquista violenta. Por lo que se puede suponer hasta la fecha es que se trato de una zona sagrada incluso para los pueblos lejanos en aquella época.


Aunque no sabemos donde exactamente hallaron los cuerpos, nos fuimos contentos y felices. Ya era medio día y el sol arreciaba con fuerza. A pesar que en mente estaba la idea de seguir el camino hasta el puente colgante Chayme para luego llegar a Cotahuasi, el hambre y la sed nos hicieron desistir de ese plan. Regresamos a puente Collota por la carretera en vez del camino de herradura y nos arrepentimos. Fue una mala idea por la cantidad de feroces perros que hay en las casas ubicadas al lado del camino. Cortamos camino por los campos de cultivo y salimos al puente Collota. Desde aquí tomamos la couster que nos llevaba a Cotahuasi, donde almorzamos en el restaurante Pampamarca. La dueña de restaurante se acordó de nosotros al vernos y nos trato bien como siempre. Luego de eso regresamos a Alca a descansar.

Restaurante Pampamarca

Datos Interesantes
  • Pasaje Alca-Cotahuasi: S/ 3.00
  • Pasaje Collota-Cotahuasi: S/ 1.00
  • Menú en el Restaurante Pampamarca: S/ 5.00
  • Encontrar las ruinas de Tenahaha no es tan fácil ya que no hay señalización. Vean el mapa satelital de arriba, toda la llanura arriba (norte) del río es Tenahaha. En toda la zona verán restos preincas esparcidos. Para llegar aquí solo crucen el puente Collota.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribete al Blog