26.10.16
2
Recuerdo que desde pequeño, en esos libros de geografía que existían antes, siempre entre los nevados principales del Perú mencionaban a uno de grandes dimensiones, llamado Coropuna (6425 msnm y tiene cerca de 1000 km2). En el viaje de regreso a Arequipa desde el Cañón de Cotahuasi, observamos por la noche bajo la luna llena desde el bus, a tan imponente volcán y nevado. Eso hizo que decidamos quedarnos en Chuquibamba para intentar, desde este sitio, contratar alguna móvil que nos permita conocer al gran apu de la zona.


Volcán Coropuna
Volcán Coropuna

Llegamos a medianoche a Chuquibamba, a esa hora encontrar hospedaje no fue tan complicado. Nos instalamos y descansamos rendidos hasta el día siguiente. Al amanecer salimos a la plaza a tomarnos fotos y luego empezamos a buscar quien hace tours en el pueblo, aunque en si no existen agencias u operadores turísticos, tuvimos la suerte de encontrar a un personaje carismático que hace este tipo de servicios. Guillermo Chavez, más conocido en Chuquibamba como "Chavo", es con el que llegamos a un acuerdo para conocer al gran Coropuna.

Quedamos en salir de Chuquibamba a las 10 a.m. y así lo hicimos, subimos de nuevo hacia la puna por una zigzagueante carretera. Al primer sitio que llegamos fue al mirador natural que esta la lado de la "Quebrada Santa Rosa". Lugar desde donde se ve todo el hermoso valle de Chuquibamba. Esta era nuestra primera parada y todavía veríamos más sorpresas en el camino. 

Chuquibamba
Mirador de Chuquibamba

Seguimos el camino luego de tomarnos las fotos respectivas y el siguiente paraje que vimos fue una zona llamada Palljaruta, lugar donde según me cuenta el amigo "Chavo", existían guardaparques del SERNAMP que cuidaban este lugar, debido a que en esta sitio existe una gran cantidad de queñuales; aquellos arbustos de tronco retorcido que sobresalen por ser resistentes al duro frío de los Andes y cuya radica en ser los grandes almacenadores de agua que luego alimentan a los manantiales y quebradas.

ACP Uchumiri
Paraje de Palljaruta

Seguimos el viaje y grande fue nuestra sorpresa al ver que el camino de Chuquibamba a Cotahuasi no es tan meseta como pensábamos. Aunque es muy alto, toda la ruta esta llena de pequeñas quebradas y no una llanura inmensa como la mayoría de gente afirma. Chavo nos comenta que todos piensan lo mismo, pero que yendo de día todos se quedan sorprendidos.

Continuamos el camino y asi llegamos hasta los pies (4900 msnm) del impresionante nevado Coropuna, que la verdad es muy grande y solo estar ante su presencia te hace sentir muy pequeño e intimidado. Coropuna fue una gran apu en la época de los Incas, muy temido y venerado. Los cronistas de esos tiempos hablaban de grandes fiestas que se hacían en su honor y como todos los pueblos cercanos le rendían culto. Ademas, la fama de este gran nevado, era tan grande que el mismo Inca solía visitarlo y era constantemente frecuentado, por ser de los pocos oráculos que respondían en corto tiempo las consultas que se le realizaban. Solo estar frente a este apu, ya estábamos con el alma desbordando de alegría y nuestro espíritu se sentía en paz.

Volcán Coropuna
¡Lo conseguimos! ¡Llegamos al Coropuna!

A un lado del Coropuna, se observa un poco de lo que es el hermano menor de este, el gran nevado Solimana (6093 msnm), que también fue un volcán en la antiguedad. En esos momentos el cielo empezaba a nublarse y una tormenta parecía acercarse. Teníamos aproximadamente 1 horas más para seguir apreciando lo que existe en la zona.

Volcán Solimana
Observando al Solimana, el clima empieza a cambiar

Tomamos un pequeño desvío para llegar a la laguna de Pallarcocha (4740 msnm), que se alimenta de los deshielos del gran Coropuna. El cielo continuaba despejándose y nublándose pero daba la impresión de que se pondría peor. Tomamos algunas fotos más y regresamos a Chuquibamba.

Laguna Pallarcocha
Laguna de Pallarcocha

Volcán Coropuna
Con mi amigo Chavo

Retornamos a la 1 pm al distrito de Chuquibamba, conversando con nuestro amigo Chavo, que tiene grandes anécdotas y conoce muchos lugares. Llegamos a Chuquibamba y luego de almorzar nos encontramos de nuevo con nuestro amigo Chavo que gentilmente nos llevo hasta Corire, distrito donde nos quedaríamos 1 día más para observar los atractivos que existen cerca de Aplao. En el camino de Chuquibamba hacia Corire, observamos muchas más cosas que también nos gustaron, pero eso ya lo narraremos en la próxima crónica.

DATOS INTERESANTES

1.- ¿Cómo visitar el volcán Coropuna?
Nosotros nos quedamos en Chuquibamba que es el distrito más cercano al volcán y ahí contactamos con nuestro amigo Guillermo Chavez, más conocido como "Chavo". Nos costo 200 soles el tour en camioneta 4x4 para visitar al gran Coropuna. Chavo también hace servicio de guiado y te lleva a todas las zonas cercanas, incluso al Cañón de Cotahuasi, su número de contacto es 968574311. ¡Muy buena la atención!

2.- ¿Dónde comer y hospedarse para visitar el Coropuna?
La mejor alternativa es hospedarse en Chuquibamba, los hoteles son sencillos, precios entre 30 y 50 soles y los restaurantes ofrecen platos de alrededor de 10 soles. Casi todos se ubican en la calle principal de Chuquibamba que es la que va desde el terminal terrestre a la plaza de armas del pueblo.

2 comentarios:

  1. Gracias por los datos, visitamos el Coropuna con el Chavo, muy buenos sus servicios, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por seguir el blog. Que bueno que conociste el Coropuna. Sin duda Chavo hizo un buen servicio. Un abrazo.

      Eliminar

Suscribete al Blog