20.10.18
0
Luego de conocer un poco de lo que ofrece el distrito de Lampa, salimos en dirección norte, rumbo al pueblo de Pucará (3910 m.s.n.m.). Hasta ese momento no sabíamos bien lo que encontraríamos en este poblado, pero rápidamente nos llevamos una buena impresión al llegar. Limpio, sin mucha modernidad, con calles sencillas y lugares de valor histórico, Pucará es uno de esos lugares que disfrutas quedarte y no sientes el tiempo pasar. 

Iglesia de Santa Isabel Pucará

Al llegar a Pucará lo primero que impresiona es la gran Iglesia de Santa Isabel. Construida en 1767 por los misioneros jesuitas. Se trata de una belleza arquitectónica de estilo barroco. En los años posteriores la iglesia siguió teniendo modificaciones y arreglos, lo que lo ha embellecido más aun. Ya para 1972 fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación. También cabe recordar, que en este templo, se celebra la Fiesta Patronal de La Virgen del Carmen cada 16 de julio.

Iglesia de Santa Isabel Pucará

A un lado del templo de Santa Isabel, se ubica el Museo Lítico Pucará. Este lugar si que tiene una gran colección de diversos objetos de la Cultura Pucará. La Cultura Pucará fue una cultura precolombina, anterior a los Incas, que se extendió por el altiplano, en especial la zona norte del Titicaca y su influencia llegó hasta los valles de Moquegua y Arica. Tuvieron grandes conocimientos en hidráulica y construcción, ademas de saber de escultura, textilería y cerámica. 

Museo Lítico Pukará

El Museo Lítico aunque no es muy grande, si tiene muchos objetos interesantes. Definitivamente lo que más sobresale de esta cultura es su escultura, la cual es muy similar al de la cultura Tiahuanaco. Dentro de este museo lo que más abunda son los monolitos y estelas zoomorfas, de guerreros o sacerdotes. Tambien hay otros monolitos que destacan como la estela de lluvia. 

Pero el monolito que más sorprende de todos es el Hatun Ñakap, una especie de deidad degolladora, que en su mano izquierda muestra una cabeza cercenada, mientras sostiene una cuchillo en su mano derecha. Esto hace pesar que los Pucarás realizaban cultos a la decapitación. Cabe recordar que los Pucará eran contemporáneos de los Paracas y estos últimos tenían por costumbre mostrar como trofeos las cabezas decapitadas. Los especialistas creen que existe una relación entre Pucarás y Paracas por la similitud de sus actividades.     

Hatun Ñakap Pukará

Museo Lítico Pukará

Al salir del Museo Lítico, nos dirigimos al Complejo Arqueológico de Pucará o Complejo Arqueológico de Kalasaya que se encuentra a unos metros más allá, en las afueras del pueblo. Este lugar tiene 2 tipos de edificaciones, la sencilla o rústica que debió ser destinada a la mayoría de la población; y la edificación monumental, que probablemente fue destinada a ceremonias religiosas. Toda la zona arqueológica tiene un área de 4 km2 y fue construido alrededor del año 200 a.c.

Complejo Arqueológico de Kalasaya

El sitio arqueológico de Pucará se encuentra en las faldas del Cerro Calvario, que es el Apu tutelar del pueblo. Sus andenes dominan la parte piramidal y en la parte superior se aprecia  una explanada de 3 niveles, los cuales según los especialistas, representan La Muerte, La Vida y La Divinidad. Es probable que en esta zona de Kalasaya se hayan ejecutado rituales con decapitaciones de personas. Esta suposición se basa en las manifestaciones monolíticas dejadas por los Pucará.

Complejo Arqueológico de Kalasaya

Caminar por El gran templo de Kalasaya es gratificante. Una bella construcción que tiene 300 m de largo, por 150 m de ancho y 30 m de altura, desde donde se divisa gran parte de altiplano y donde la pirámide al pie del Apu domina el paisaje. El sol en ese momento era muy fuerte y desgataba físicamente a pesar de que no caminamos mucho. Recorrimos toda la zona arqueológica pensando en lo impresionante que fue esta cultura que existió hasta el siglo VI d.c. que es cuando fueron absorbidos por los Tiahuanaco. Los Pucará destacaron en muchos ámbitos. Tuvieron un fuerte comercio con pueblos de la costa, donde realizaban el truque por pescado y cochayuyo, además de tener grandes conocimientos en agricultura, desarrollaron muy bien los waru waru para contrarrestar las terribles heladas de la zona.  

Complejo Arqueológico de Kalasaya

Salimos de la zona arqueológica satisfechos por la visita realizada. Obviamente antes de irnos del pueblo, compramos un par de los famosos Toritos de Pucará, que dicen que al ponerlo en el techo, protegerán y darán felicidad a tu hogar, ademas de café de la selva de Puno. Nuestro siguiente punto sería el grandioso Cañón de Tinajani. Pero eso ya será narrada en otra crónica. Hasta entonces un abrazo a todos. Si van por Puno, no duden en visitar Pucará, les gustará sin duda.

DATOS INTERESANTES

1. ¿Cómo llegar a Pucará?
Se debe de llegar al terminal de los colectivos que van hacia Ayavíri en Juliaca. El costo del pasaje es de 5 soles. Le dices al conductor que te pase la voz cuando estés en Pucará.

2.- ¿Horario y precio de ingreso al Museo Lítico Pukará?
El museo atiende de martes a domingo de 8:30 a.m. a 5 p.m. en el Jr Lima s/n.

Tarifa: S/. 15.00 Adultos
            S/. 5.00 Estudiantes de educación superior
            S/. 1.00 Estudiantes de educación escolar  Telf: (051) 368278

3.- ¿Cómo se llega al Complejo Arqueológico de Kalasaya o Pucará?
Se ubica muy cerca al pueblo, a sus espaldas. Se puede llegar caminando a este lugar desde la plaza de armas de Pucará. Toma unos 15 minutos caminando. No se paga Ingreso, es gratis. Tampoco hay guía en la zona.
Siguiente
Este es el más reciente post.
Entrada antigua

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribete al Blog